domingo, 24 de junio de 2018

ENCRUCIJADAS DEL ALMA

 
PRESENTACIÓN
 
 
 Es aventura divina,
que en pocos es conocida,
por eso el alma atrevida
será la que allí camina.
Como va la fuente prístina,
irá por montes y valles,
por rotondas y en las calles,
gritará su gran poema,
como fuego que se quema,
como huracán de ventalles.

Al Dios único, al escondido, al que nos habla en silencio para que  nada nos distraiga. Él, Jesucristo,  lo sabe todo de nosotros. Somos pequeños, descomplicados y Él se sonríe por las cosas que le contamos. El diálogo transcurre en la confianza más absoluta.

JESÚS
 
Es muy lógico alma mía,
vehemente desees el cielo,
cielo y tierra en paralelo,
construyes tu sinfonía.
¿Y qué prefiero yo a porfía?
te enamores del camino,
estrecho, pero divino,
que a importante encrucijada,
no se llega allí por nada,
porque nada hay sin destino.

ALMA 
 
Tú dijiste quiera el cielo,
y de la tierra me olvido,
no sabiendo me he atrevido,
volar al más alto vuelo.
Sólo me queda el consuelo,
de tu estar junto a lo mío,
como un beso no baldío,
de joven enamorado,
que es por alguien acusado,
ser de un árbol no sombrío.

JESUS

No es fácil la santidad,
si no se cree en el Amor,
que siempre será mejor,
que migajas de amistad.
¡Dónde irás y a qué ciudad,
si te sueltas de mi mano?
No dejes tu sueño arcano,
ni dudes, junto a ti yo estoy,
esos granos que siempre doy,
florecerán no lejano.

ALMA

Tu sabes, Señor, que creo,
en Tus divinas palabras,
que a mis olvidos reabras,
nociones de Tu deseo.
Son mis acciones bloqueo,
del debe y no debe ser,
que lo que mal hice ayer,
ha terminado en perdón,
de Tu amado Corazón,
a mi humilde agradecer.

JESUS

Nunca quiero que tú olvides,
ser de baja condición,
si te acepto adoración,
es por amor que lo pides.
Del pensamiento que anides,
ni de nadie necesito,
tú eres libre, te repito,
y por ti mi gloria diera,
tan lo mismo que a cualquiera,
que mi nombre tenga escrito.

ALMA

Oh Dios creador, no permitas,
que tu lluvia seca quede,
de amor la rueda no ruede,
mis flores queden marchitas.
Dime a menudo tus cuitas
en mi oración yo contigo,
bien lo sé que así consigo,
de Tu Amor gozar entero,
que solo a Ti te prefiero,
mi Dios, mi amor, mi amigo.

JESUS

En tu Dios la dulce espera,
sé campesino en tu labra,
que siempre tiene en palabra,
la lluvia de primavera.
¿Qué pensaría cualquiera,
si el sentido de tu vida,
no fuera más atrevida,
dura lucha al enemigo?
Por eso el alma, conmigo,
ha de llevar bien su brida.

ALMA

La espera no es cuesta arriba,
si de Amor es voluntad,
me enseñaste la verdad,
aunque el alma esté cautiva.
Tu palabra me incentiva,
lo más alto a desear,
que el pesar ya no es pesar,
cuando te siento a mi lado,
que amor tan acalorado,
difícil se hace olvidar.









 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 












































 



















































miércoles, 17 de mayo de 2017

SOÑAR ASÍ YO QUISIERA

SOÑAR ASÍ YO QUISIERA

Hoy vi tu sonrisa, amor,
y mi palabra te ha dicho:
he soñado el cielo abierto,
con palomas y caminos.
Tu mano envuelta en aromas,
junto a besos y delirios,
canciones de llenas lunas,
entre rimas y entre olivos.

El sol bordaba el silencio,
la sombra el frescor divino,
y alguna pequeña nube,
que viajaba a no se el sitio.
Eran días, primavera,
cantando juncos y ríos,
lagunas color de plata,
entre piedras de zafiros.

Viajando entre tu existencia,
mi boca junto a tu oido,
besaba los mil claveles,
de tus versos encendidos.
...Y mis ojos te miraban,
el alma al estar contigo,
y lo inmenso de tu mar,
era barca y era vino.

Despertarme fue un silencio,
porque sueño al fin ha sido,
pero estaba entre tus brazos,
tu eras sol y yo era nido.
...Y me hablabas de amapolas,
de estrellas color de olivo,
no era sueño el cielo abierto,
tu, mi amor, allí conmigo
.

Eulogio Díaz García

sábado, 6 de mayo de 2017

VERSOS DE AMOR A MARIA

En el mes de Mayo
 
El autor:
¡OH MARÍA, dulce madre!,
que tu verso amor inspira,
eres siempre tierna lira,
corazón tuyo me labre.
Puerta que siempre abre,
sincero abraza tu abrazo,
cerca siempre del regazo,
del niño que amor porfía,
que he de aprender todavía,
nunca tendré tu rechazo.

Alumno de tal maestra,
mi honor será tu mirada,
la palabra tan amada,
que nos digas, se hará nuestra.
Dinos de Su amor y muestra,
la Vida que va contigo,
sólo así seré Su amigo,
aprendiendo de tu escuela,
seguiré la misma estela,
de tus olas el testigo.

¡Ay Madre, Virgen María,
no cabe el cuerpo de mí,
lo contaré por ahí…
de tu escuela… quién diría!
Niño que aprender querría,
de tu ciencia y el momento,
querer ser quiero sediento,
del agua que poco a poco,
sé me darás, aunque loco,
lo diga mi atrevimiento.

Nuestra Madre:
“Niño del alma, ¡del alma!,
del alma, quiero me seas,
por grandes cosas que veas,
tu barca siempre esté en calma.
Si el demonio te desalma,
tu mirada en Mi mirada,
que todo en la vida es nada,
y nadie es del todo sabio,
que padecer un agravio,
sí merece ser llorado


Eulogio Díaz García.

viernes, 5 de mayo de 2017


SIN VELAS NI VIENTOS LIBRES

¡Es tan denso el momento al calor de tu mirada!
Algo dentro de mi me aniquila y enternece;
el alma, de invisible sombra, despierta acaba,
y tu mar y mi mar, sin velas ni vientos libres,
se mezclan donde el agua dudando siempre mana.
Ya no vivo ni viven los ojos que miraron,
que el pensar y el andar de las manos anidadas,
siempre llegan o al norte o al sur de primavera,
donde todo rodea mil serenas estancias.



jueves, 12 de enero de 2017

SOLO ESTANDO
 
¡Qué infinita mañana de luz plácida y junta!
¡Qué suavidad del aire de arenas tan azules!
¡Qué elegantes los sauces peinándose las hojas!
¡Qué verde la pradera inmensa para soñarla!
¡Qué blancas van las alas de palomas, bebiendo
la plata de las fuentes, que gimen de silencio!
¡Qué libres van los pájaros a sus horizontes,
como dueños del mar, en las sombras de la tarde!
¡Qué solo el ruiseñor, cuando canta en soledad,
y se llena el espacio en múltiples consecuencias!
¡Qué lejos el pinar, sujetando al horizonte,
diciéndome que reina en su reino de esmeraldas!
 
Y yo...bebiendo todo, observando todo, ajeno,
como si nada fuera conmigo, ¡solo estando!,
sintiéndome uno más entre miles de universos.
 
Eulogio Díaz García
 
 

viernes, 4 de noviembre de 2016

CANTOS QUE NADIE ENTIENDE
¡Quiero soñar en silencio,
no veis! La tarde tiene
casi cerrados sus ojos,
y el sueño, muy quedo, enciende.

Las ramas, nervios del viento,
pintadas sus hojas verdes,
acarician, junto al aire,
con su sombra suave y tenue.
El sol… que quiere buscarme,
y el río, su hablar silente,
palabras casi desnudas,
en cantos que nadie entiende.

Solos el árbol, sus hojas,
el río, que también duerme.
… y el sol, que brilla la tarde,
misteriosa y complaciente.
 
 
Eulogio Díaz García

jueves, 27 de octubre de 2016


A NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO


Del rosario, Madre Santa,
miro a tus ojos que imploran,
desgrano cuentas de plata,
aguas de fuentes sonoras.

Cantos celestes que nacen,
y al alma llenan de auroras,
la esencia llevan tras de ella,
cielos que inundan sus notas.

Vuelan a Ti las palabras,
y cantan las níveas palomas,
callado el aire del viento,
amor que la Virgen toma.

Del alma llegan a Ti,
enamora a tu persona,
tómalas como un obsequio,
pétalos de blancas rosas.

Eulogio Díaz García
16 Octubre 2016